Los Tigres del Norte: Conquistando el mundo con la música fronteriza

¿Por qué Los Tigres del Norte subieron a la cima con la música fronteriza?




Si hablamos de bandas que representan la cultura fronteriza, “Los Tigres del Norte” se llevan el primer lugar. No sólo su música habla de esta dinámica entre ambos mundos, sino la historia de origen misma de estos grandes felinos perse, viene cargada de lo que sólo se vive entre México y Estados Unidos.


Los reyes de la jungla son originarios de Mocorito, Sinaloa. Donde comenzaron a tocar por gusto; y a veces cobrando unos cuantos pesos. Sin embargo no fue hasta que se mudaron a Mexicali, Baja California que tuvieron ese contacto con el ambiente fronterizo. Teniendo de frente a Calexico, ya cobraban en dólares las canciones. Había letreros en inglés, y más temprano que tarde, surgieron oportunidades de ir a tocar al gabacho.


Ya en San José, California, allá desde donde el tío manda los tenis, comenzaron a grabar variedad de discos, con distintas temáticas. Pero el boom, vendría con la rola “Contrabando y Traición” o mejor conocida como “Camelia la Tejana”; el primer sencillo en el repertorio de los grandes felinos, que hablaría de la frontera, y que les pintaría camino hacia lo que debían seguir cantando.


Los Tigres del Norte: ¿Qué pasa en la franja fronteriza?





Para muchas personas del sur del país, o incluso de otras partes del mundo. Pensarán que un viaje a Estados Unidos desde México, sólo puede hacerse en avión. Aquellas personas no podrían estar más equivocadas. Ya que se puede ingresar caminando, en vehículo particular y en autobús privado. Lo que hace orgánica la interacción cotidiana de personas que cruzan diariamente hacia ambos lados del muro, para trabajar, ver familiares, hacer despensa, pasear o, cruzar droga.


Sin embargo, no sólo cantan y tocan sobre el pasar droga al otro lado. Son más las historias que cuentan en sus melodías, dedicadas al migrante que deja su pueblo natal, para ir a cargar sacos de cemento en construcciones, lavar platos o limpiar mesas. También en defensa del mismo, ante el racismo de Estados Unidos, y un reclamo por el robo de más de la mitad del territorio mexicano.


Con el legendario “Yo no crucé la frontera, la frontera me cruzó”, y desde Camelia la Texana, como mencionamos anteriormente, Los Tigres del Norte le hablaron a esos millones de mexicanos que se fueron a ganar dólares con el sudor de su frente, para mandarlos a México y que sus familias no tuvieran más difícil la situación.


Tomaron en cuenta a los migrantes mexicanos, cuando ninguna otra banda musical hablaba de ellos. Sobre todo, por la hegemonía cultural del entonces Distrito Federal. Donde los corridos y ramas del género norteño no eran bien recibidos o hasta eran desconocidos para la chilanga banda.


Canciones hay muchas: “Somos más americanos”, “Los mandados”, “La carta”, “De paisano a paisano”, o las legendarias “La jaula de oro” y "La puerta negra"; que hablan de mucho más que cruzar droga. Los relatos que nos cuentan Los Tigres del Norte son más sobre dejar un país por la falta de oportunidades o por la inseguridad, no por voluntad propia; y recordar todos los días lo que dejaste atrás, pero no poder regresar.


A esa raza mexicana que se aventuró en una tierra donde no hablaban su idioma. A ellos, los grandes felinos los cobijaron para decirles que no estaban solos, que tienen voz y que serían escuchados todos lados, hasta en la radio donde solías comer con tu familia. Además, aunque hoy varias bandas gruperas o norteñas y otros géneros musicales hablan de los migrantes, ellos fueron los pioneros.


La historia de origen y ascenso de Los Tigres del Norte fue contada en el nuevo documental "Historias que contar", disponible en la plataforma de streaming Prime Video.




109 visualizaciones0 comentarios